Saltar al contenido

Cheesecake de Limón sin horno

receta de cheesecake de limón sin horno

Si todavía no has probado un cheesecake de limón, esta es tu oportunidad de hacerlo desde casa, no te preocupes si estas iniciando, porque su preparación es sin horno y bastante sencilla,  además el sabor y la textura de este cheesecake es insuperable.

Información General:

Tipo de cheesecake: Frío
Dificultad: Media
Preparación: 25 minutos
Refrigeración: 4 horas
Tiempo total: 4 horas 25 minutos
Porciones: 12
Calorías: 290 kcal

Este cheesecake de limón es ideal como postre para degustar después de las comidas, y lo mejor de todo es que es súper natural porque está hecho con jugo de limón sin saborizantes, ni colorantes artificiales.

Ingredientes:

  • Molde desmontable de 22 cm.
  • 360 gr de galletas dulces tipo maría trituradas.
  • 180 gr de margarina sin sal derretida.
  • 400 ml de leche condensada.
  • 180 ml de jugo de limón.
  • 500 ml de nata para montar con un mínimo de 35 % de M.G.
  • Ralladura de 1 limón.
  • 1 cucharada y media de gelatina sin sabor en polvo.
  • 80 ml de agua fría.
  • Ralladura de chocolate blanco al gusto para decorar.
  • Ralladura de limón al gusto para decorar.

Elaboración paso a paso:🍰

  • Colocamos las galletas en un recipiente y vertemos sobre ellas la margarina derretida y removemos, cuando tengamos la masa de galletas bien mezclada preparamos el molde, cubrimos el fondo con papel para horno y colocaremos en las paredes una tira de papel de acetato, esto me permitirá despegar fácilmente la galleta cuando lo vayamos a desmoldar.
  • Vertemos las galletas trituradas en el molde y reservamos un tercio de la mezcla, primero cubrimos los bordes presionando ligeramente por las paredes, una vez cubiertos los bordes colocamos el resto de la galleta para terminar de cubrir todo el fondo de la base sin olvidar que debemos presionar para que la galleta quede bien compacta, al terminar lo llevamos a la nevera por 10 minutos mientras endurece.
  • Para el relleno añadimos el agua fría sobre la gelatina removemos bien para que pueda hidratarse, dejamos reposar 10 minutos, mientras continuamos con la receta.
  • Aparte en un bowl grande, colocamos la leche condensada y le añadimos el jugo de limón batiendo con unas varillas hasta que queden bien integrados. Seguimos agregando la ralladura de limón y removemos para distribuirla por toda la mezcla. Al terminar reservamos.
  • Por otro lado en un recipiente hondo agregamos la nata para montar y batimos con unas varillas con ayuda una batidora eléctrica a velocidad alta durante unos 4 minutos.
  • Luego que hayan pasado los 10 minutos calentamos la gelatina 10 segundos en el microondas para derretirla y ya disuelta añadirla sobre la mezcla de leche condensada y limón que previamente preparamos y removemos hasta que todo quede bien incorporado, después añadimos la nata montada poco a poco y la integramos con movimientos envolventes.
  • A continuamos seguimos agregando la nata montada, mezclando nuevamente, recomiendo en este paso hacerlo poco a poco para obtener la consistencia ligera.
  • Al terminar de integrar, vertemos sobre la base alisamos la superficie, hasta que quede uniforme, una vez lista lo llevamos a la nevera y lo dejamos por 4 horas mínimo para que cuaje bien el relleno.
  • Pasado este tiempo desmoldamos y retiramos el papel de acetato, debe quedar entera y con la galleta bordeando el cheesecake, para decorarla montamos un poco de nata y realizamos pequeños suspiros con ayuda de una boquilla tipo estrella, y en el centro colocamos un poco de chocolate blanco rallado y ralladura de limón, esto le dará un toque perfecto a nuestro cheesecake de limón sin horno.

Tips y Consejos:

  1. Si quieres convertir este postre apto para celíacos puedes sustituir las galletas dulces normales por galletas sin gluten sin alterar la receta.
  2.  Si no consigues acetato puedes reemplazarlo con una tira de papel encerado para horno.
  3. Si lo deseas puedes solo cubrir el fondo del molde con la masa de galletas.
  4. Para que monten más rápido y quede bien firme te recomiendo poner la nata, el bowl y las varillas de la batidora en el congelador unos 10 minutos antes de utilizarlas, de esta manera obtendremos una nata montada mas consistente y perfecta para la mousse.
  5. Cuando vayamos a integrar la nata debemos tener paciencia e ir integrándola poco a poco para que nos quede con una textura bien esponjosa, similar a la de un mousse.
0/5 (0 Reviews)
Si te gusto por favor comparte
  • 6
    Shares
  • 6
    Shares
menú